Universidad Rafael Landívar  •  Vicerrectoría Académica  •  CEAT

Aprendizaje Invertido

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El Aprendizaje Invertido es una de las tendencias de innovación pedagógica más pujantes que tiene la educación en la actualidad.

Autor: Mgtr. César Zúniga

Se originó en el año 2007, cuando unos profesores del área científica de Química en una secundaria de Estados Unidos buscaron mejores maneras de planificar sus clases para motivar y aprovechar la curiosidad natural de los estudiantes; entonces, desarrollaron una propuesta metodológica para planificar sus clases invirtiendo los momentos tradicionales de una secuencia didáctica.

La planificación de una clase tradicional se ordena en un proceso de tres grandes momentos para el desarrollo de los diferentes niveles cognitivos y metacognitivos de un estudiante. El primer momento es sincrónico, donde el profesor explica los conceptos, teorías e ideas del tema a través de diversas actividades, para luego, continuar con el segundo momento de aplicación y resolución de ejercicios acompañados por el profesor. Dejando para un tercer momento asincrónico las tareas de resolución de problemas con el análisis, síntesis y creación de respuestas. El problema encontrado en este modelo de planificación es que se dedica un valioso tiempo de encuentro entre estudiantes y profesores para conocer y comprender términos que podrían ser aprendidos por los estudiantes de manera autónoma, dejando solo al estudiante en los actividades de aprendizaje más complejas donde es más valiosa la experiencia y acompañamiento del docente.

Como propuesta alternativa surge el Aula Invertida, que según el Observatorio de Innovación Educativa del TEC de Monterrey en su revista Edutrends (2014): se desarrolla cuando se realizan actividades de estudio y trabajo previo (fuera del aula), para así utilizar el tiempo presencial en el desarrollo de actividades más complejas que lleven al aprendizaje significativo; resultando en un enfoque pedagógico personalizado.

El Aula invertida motiva a dar vuelta al enfoque de planificación didáctica, aprovechando mejor los encuentros sincrónicos entre el profesor y el estudiante para resolver problemas complejos que implican un análisis y toma de decisiones, dejando más espacio al aprendizaje autónomo con la investigación y preparación en casa del conocimiento, a través de contenidos dosificados por el profesor y ejercicios de aplicación.

El Aula invertida da un giro a los tres momentos de la secuencia didáctica, dejando dos de ellos fuera de la clase (asincrónicos) y un momento dentro de la clase (sincrónico).

El éxito de esta enfoque metodológico ha llevado desde hace unos 10 años a que la educación universitaria ponga sus ojos en esta propuesta de planificación como modelo para el desarrollo de clases más innovadoras, motivantes y significativas, respondiendo a los desafíos de estudiantes universitarios.

Figura 1
Secuencia en el Aprendizaje Invertido

Nota. Tomado del Observatorio de Innovación Educativa, 2014. Aprendizaje invertido en Edutrends. p. 5.

1. Diferencia entre Aprendizaje Invertido y Aula Invertida

Con la alineación de diversas teorías educativas, el Aula Invertida ha pasado a considerarse más como un enfoque psicopedagógico, de allí que en la actualidad se le conoce como Aprendizaje Invertido, para diferenciarlo de la sola necesidad de planificar la clase en tres momentos. El Aprendizaje Invertido es un enfoque que transforma el proceso tradicional de aprendizaje – enseñanza, centrándose en el estudiante como protagonista de su proceso de aprendizaje, a través del trabajo cooperativo, autónomo, problemático, significativo, vivencial, metacognitivo y autorregulado. Esto libera tiempo para realizar actividades de aprendizaje más significativas tales como: discusiones, ejercicios, laboratorios, proyectos, entre otras, y también, para propiciar la colaboración entre los propios estudiantes (Edutrends, 2014).

2. Características del Aprendizaje Invertido

Se caracteriza por:

  • Desarrollar el trabajo autónomo del estudiante.
  • Auxiliarse de diversos recursos didácticos para el aprendizaje del estudiante.
  • Desarrollar ambientes más flexibles para el aprendizaje autorregulado.
  • Compartir y acompañar el proceso de aprendizaje de los estudiantes en la resolución de problemas complejos dentro del tiempo en el aula.
  • Enfocarse en la reflexión metacognitiva y la autorregulación para el adecuado proceso de Aprendizaje Invertido.
  • Valorar el aprendizaje social y situado para el logro del aprendizaje significativo.

Utiliza APA 7.ª edición para citar este artículo:

Cita
(Zúniga, 2021).

Referencia
Zúniga, C. (2021). Aprendizaje Invertido [Publicación web]. CEAT. https://ceat.url.edu.gt/pagina/aprendizaje-invertido/

Deja un comentario

También te puede interesar:
Video reciente: